Categorías
Blog Educación nutricional Motivación

Demora tu respuesta

Has tenido un día de mierda en el curro y/o una bronca monumental con tu pareja y tienes ganas de algo dulce (que no tiene la forma de una manzana). ¿A quién no le ha pasado? Date un tiempo. Sí, bebe un vaso de agua y espera 20 minutos antes de abrir la caja de galletas. Si después de ese tiempo sigues teniendo ganas de comertelas, perfecto, adelante. Eso sí, pon los 5 sentidos en lo que te estás llevando a la boca. Eso significa que vas a sacar tres galletas (o una porción del alimento que vayas a comer), te las vas a poner en un plato y las vas a degustar como si fuera la última vez que fueses a probarlas. Ah si! Y después NO TE VAS A CASTIGAR POR ELLO. Tan solo te pido que demores tu respuesta un poquito antes de empezar a comer. Tenemos que darnos un tiempo para que lleguen los refuerzos… para que se active nuestra parte racional.

Sucede lo mismo cuando te calientas con alguien y quieres matarle…

La mejor acción correctiva contra la ira es la postergación de la respuesta. Su primer asalto es duro pero se debilitará con la espera. (Séneca)

“Ya Javi pero es que yo NECESITO comer algo en ESE MOMENTO”. Vamos a empezar por ahí. Te propongo que cambies el chip. Cuando te invada ese pensamiento, di en voz alta: yo PREFERIRÍA comer algo dulce. Parece lo mismo pero son dos cosas completamente distintas. Cuando utilizas el verbo preferir le estás quitando urgencia y relevancia al asunto.

“Que no javi tío, que yo NO PUEDO ESPERAR!” 

Voy a ponerte un ejemplo. Imagínate que estás en una reunión de trabajo en la que tu jefe está exponiendo algo muy importante y, entonces, te das cuenta: te estás haciendo cacota… Y no me refiero a unas ligeras ganas de ir al baño… me refiero a “ME ESTOY CAGANDO JODERRR!! SANITARIO!!” Una gota de sudor frío empieza a resbalar por tu frente… ¿Qué harías en ese momento? ¿Saldrías corriendo hacia el cuarto de baño mientras tu jefe sigue hablando? No. Te aguantarías un ratito como un@ campeon@. Pues entonces no me digas que no puedes esperar 20 minutos antes de llevarte un trozo de chocolate a la boca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *