¿Es recomendable prohibir alimentos?

Imagínate que te dijese “por el amor de tu madre, NO pienses en un elefante rosa bailando”. No importa lo mucho que aprecies a tu madre, ahora mismo tienes esa imagen en tu cabeza. Esto se debe a que nos atrae lo prohibido. A si que cada vez que utilizas la palabra “no”, estás haciendo zoom en la imagen que pretendes sacar de tu cabeza. Y entonces, ¿por qué seguimos prohibiendo alimentos cuando tratamos de perder peso? ¿Por qué no centrarse en la posible solución y no en el problema? ¿Y si en vez de decir “no”, dijéramos “sí, pero…”? Una prohibición incondicional sólo va incrementando la ansiedad por ese alimento hasta que ésta se desborda en forma de atracón y de culpabilidad. Esto no incrementa tus posibilidades de terminar tu camino. Más bien todo lo contrario. Además, el acto de prohibir potencia la idea de que nos “saltamos” la dieta una vez que comemos esos alimentos. Y ya sabes lo complicado que es volver a continuar tu camino una vez que te “saltas” la dieta. En resumen, se más permisivo contigo y no pretendas eliminar radicalmente de la noche a la mañana esos alimentos que te causan placer inmediato. Tus posibilidades de éxito aumentarán.

Buen finde! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s