Lo duro es empezar

Llegó el día que te habías marcado en el calendario. Hoy te propusiste empezar con el ejercicio. Solamente hay un pequeño problema: NO HAY GANAS. Y aún peor, no hay ni se las espera. Y entonces, ¿Qué hacemos? ¿Volvemos a posponer el día? ¿Te vuelves a engañar diciendo que mañana empiezas? Digo engañar porque sabes perfectamente que mañana será igual o incluso más difícil que hoy. ¿Qué propongo? ¡Ponte las zapatillas y corre! Cuanto menos lo pienses, mejor. Cuanto menos le dejes a esa vocecilla interna ganarte la batalla por el control de tu vida, mejor. Muchas veces lo más difícil de hacer ejercicio es el mero hecho de ponerse las zapatillas y salir de casa. Una vez que ya estás  en el gimnasio o sitio donde hagas ejercicio, suele ser más fácil vencer la pereza: “Ya que estoy aquí, lo hago”. “Bueno Javi pero es que resulta que hoy no tengo tiempo para hacer todo lo que tengo planeado y ya no sirve de nada” ¡Error! Precisamente sirve para reforzar lo más importante, el hábito. Haz hoy lo que puedas. Mañana será otro día pero haz hoy lo que puedas. Aunque solo sean 5 minutos. Incluso te vendrá mejor para despejarte. Pero no dejes días “en blanco” porque ahí es cuando vienen los fantasmas del “ya empiezo la semana que viene” y ya sabes que eso es el eufemismo de “abandono”. Recuerda que esto es un maratón y todo suma para llegar a la meta. Por ello, intenta que todos los días sumen, aunque sea un poquito.

Buen finde! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s